miércoles, 6 de mayo de 2009

Lo que no nos cuentan sobre la financiación de la iglesia y la declaración de la renta.

Durante los últimos mil quinientos años, España ha sido considerada una nación “católica”, con la única excepción, si no me equivoco, del breve periodo de vigencia de la Constitución de la II república, entre 1931 y 1939, y en teoría, desde la actual constitución del 78 hasta la actualidad.
En lo formal, en España se vienen firmando acuerdos con la iglesia católica, (concordatos) desde el siglo quince, con el Concilio de Constanza (1418), luego fueron Fernando VI (1753) e Isabel II (1851) los que firmaron nuevos acuerdos hasta que en 1931 el gobierno democráticamente elegido de la II República los derogó en su constitución, al separar de forma efectiva y por primera vez la institución eclesiástica del Estado.
El levantamiento militar del 36, acabo con este periodo y durante los posteriores años de dictadura franquista, los privilegios, económicos, sociales, políticos y fiscales de la Iglesia volvieron a afianzarse, especialmente en lo que se refiere a enseñanza y financiación, estableciéndose un nuevo concordato entre el gobierno franquista y el vaticano en 1953.
Por último, con gran retraso respecto a los países democráticos de nuestro entorno, la Constitución de 1978 proclama de forma explícita “que ninguna confesión tendrá carácter estatal”.
Sin embargo desde entonces, y sea cual sea el partido que gobierne, se siguen firmando acuerdos entre la “santa” sede y el estado español, que siguen concediendo todo tipo de privilegios y beneficios a esta confesión religiosa, en perjuicio de otras opciones, tanto religiosas como laicas también presentes en nuestro país y en contradicción con el espíritu aconfesional de nuestra constitución.
En estos días de primavera, donde debemos declarar nuestros ingresos y ejercer la obligación de pagar impuestos, conviene recordar que en este tema, no todos tenemos el mismo tratamiento.
Por ejemplo, la Iglesia católica, no tiene que rendir cuentas de donde destina el dinero que recibe por financiación, vía tributaria, conciertos, subvenciones y donaciones que el Estado le asigna, además de estar exenta de pagar algunos impuestos que al resto de los ciudadanos si nos exigen todos los años, como el IBI, y hasta hace poco el IVA.
Conviene también conocer, antes de decidir que casilla de la declaración marcamos, un par de realidades que suelen permanecer ocultas en la mayoría de las informaciones que nos llegan sobre este asunto.
En primer lugar, recordar que la principal fuente de financiación desde el estado a la iglesia católica NO ES LA ASIGNACION TRIBUTARIA VOLUNTARIA EN LA DECLARACION DE LA RENTA.
Al contrario, esto solo supuso en 2008, 241 millones de euros de los mas de 6000 millones que el estado cedió a la iglesia.
Por ejemplo, en el pasado curso 2007-2008, entre todos, (católicos o no) pagamos mas de 550 millones de euros en nominas de profesores de religión en colegios publicos y privados, y mas de 3800 millones a universidades y colegios católicos concertados.
Pagamos también la nómina de los capellanes hospitalarios (más de 500 a tiempo completo y casi 300 a tiempo parcial), de los penitenciarios (más de 100), los sueldos de los capellanes castrenses, y la de algún que otro arzobispo con grado de general, (increíble, pero cierto) que superan los 3 millones de euros al año.

Por supuesto mantenemos 280 museos, 103 catedrales o colegiatas con cabildo y casi mil monasterios que PERTENECEN A LA IGLESIA y que suponen, otros casi 300 millones de inversión desde las arcas públicas y ayudamos desde instituciones públicas y privadas, como los ayuntamientos o fundaciones a mantener sus cofradías, procesiones, romerías, visitas del papa, y otras celebraciones litúrgico-festivas.
Por supuesto, y sin lugar a dudas, gran parte de estos ingresos se destinan a obras sociales de mucho interés y necesidad en estos tiempos.
Pero también a propaganda y difusión de su religión y a mantener a una jerarquía eclesiástica rodeada de lujos y privilegios, que invierte en bolsa, especula con terrenos y participa en empresas y bancos que nada tiene que ver con el bienestar social.
Por último, y por si a alguien hubiera que recordárselo, es perfectamente licito que los fieles de cada religión decidan financiarla voluntariamente con la cantidad que deseen. Lo que no parece lógico, es que después de tres décadas con una constitución que se declara aconfesional, sea el estado el encargado de recaudar y mantener a una religión concreta en detrimento a las otras opciones religiosas o laicas.
Por otra parte, y volviendo a la declaración de la renta, no debemos creer que la opción de marcar la casilla destinada a “obras sociales”, asegura que nuestra aportación no vaya a parar de forma indirecta a la iglesia, puesto que más de la mitad de ONG,s a las que se destinan estos fondos son de carácter católico.
En definitiva, permítanme el juego de palabras, parece que queramos o no, un año más seguiremos pagando impuestos “religiosamente”.

Juan Manuel Mancebo Fuertes
Mayo 2mil9
jmanceb@gmail.com
www.bobastro2.blogspot.com

9 comentarios:

Josele dijo...

Me gusto tu articulo Juanmma.
Felicidades.
X

Enrique dijo...

Veo que suele repetir los temas sobre los que escribe.
No es la primera vez que re-escribe sobre uno de los topicos de la gente que se dice de izquierdas: La Iglesia.
Me gustaria recordarle, como ya le plantee en el alhaurin donde publico previamente, varias cosas a "vuela tecla".
España es una democracia, en ella hay catolicos, agnosticos, ateos e incluso anticlericales.
Todos ellos pagan sus impuestos y tienen derecho por ello a percibir los servicios adecuados a sus necesidades, sin obligar a otros. (ni un catolico puede obligarle a Ud. a ir misa, ni Ud. a éllos que dejen de ir)
En cuanto a la financiación su malestar sería más creible si además de solicitar que la organización "Iglesia" no reciba dinero del Erario, lo solicitara también para otras organizaciones, Partidos politicos (incluyendo a todos incluso en el que Ud. milita), los sindicatos, las asociaciones de vecinos y puestos que lo solicita para la Iglesia le inquiero que los solicite expresamente para las distintas ONG'S,etc.
Según la constitución, le recuerdo que el art. 14 de nuestra Constitución dice literalmente_
"Los españones son iguales ante la Ley, sin que puedea prevalecer discriminación alguna por rzón de nacimiento, raza, sexo, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social"
Es decir somos iguales Ud., yo y los católicos.
Espero con atención su nuevo articulo sobre los toros, el cambio climático y/o Irak.
Prometo contestarle con la misma diligencia y educación.

Anónimo dijo...

M pregunto, sr. Enrique, por qué mezcla churras con merinas, ¿qué tienen qué ver los partidos políticos, con las confesiones religiosas? es un argumneto de subterfugio que sirve para confundir.El sistema de partidos es sobre el que se asientn los regímenes democráticos y además, le recuerdo que aquellos que pertenecen a uno de ellos están obligados a pagar un cuota, si no pagas, no perteneces.

Mi opinión desde luego es que los fieles en torno a una fe elegida libremente, son los que deberían mantener su propia iglesia, y no los demás, de la misma manera que no sostenemos, por ejemplo, al Islam.

Enrique dijo...

Muy facil sr. Anonimo:
No creo mezclar churras con merinas. Ud. al decir que se sufragan con las cuotas olvida las subvenciones que reciben por los votos obtenidos, los prestamos que reciben a condiciones muy ventajosas y en ocasiones ni siquiera los devuelven. dejemos de lado los casos malaya, Gurtel y/o Filesa.
Los sindicatos tres cuartos de lo mismo (quizas eso explique su silencio actual).
Tambien le diré que tanto meda que me organicen la vida en el más alla, o que quieran organizarmela en el más aca.
Si se sufraga con 1euro a una organización se debe dar otro igual a la de signo contrario, de lo contrario Ud. esta admitiendo que el Gobierno no es el Gobierno de todos, sino solo de los suyos y eso perdoneme no lo considero democracia.
Asi que finalmente la solución más facil y menos problematica es la de sufragar a todos o a ninguna.
O quizas como hacemos con la Iglesia desde hace algún tiempo: cruz en el IRPF.
Nota: Quizas para los ciudadanos sería mejor no pagar a ninguno, nos bajarían los impuestos y se dedicarian a lo que se debe los servicios públicos-

Anónimo dijo...

Vamos a ver, Sr. Enrique, los partidos son, dentro de un estado, las organizaciones sobre las que descansa el sistema democrático (obviemos como ud. dice los casos de corrupción que son de verguenza) pero el Estado NO descansa sobre la Iglesia Católica, ni sobre ninguna otra. El estado es ACONFESIONAL, y por eso no se pueden poner en la misma balanza: partidos políticos (democráticos) y confesiones religiosas.
El por que de estos acuerdos entre el estado español y la Iglesia Católica, que tan beneficiosos son para esta última, está muy explicado en el post.

(Pd. recuerde que aunque yo, no ponga la x en la casilla de la Iglesia, sí estoy aportando con mis impuestos a la misma, y ud. también)

Enrique dijo...

Sr. Anonimo, deduzco por el Comentario que es el Sr. Mancebo, disculpe si me equivoco.
Ud. con sus impuesto sufraga algunas de las ONG's de la iglesia católica (representan más del 80% de ellas) por lo que sufraga proyectos.
En cuanto a lo demás si ud. sufraga algo más , tenga en cuenta que nosotros sufragamos con nuestros impuestos cosas que tampocos nos gustan, como ejemplo entre otros muchos, el aborto que no les gusta, pero sus proyectos de "hada madrina" de apoyo a la mujer en situación de abortar, NO RECIBEN NINGUN DINERO.
ASIQUE EN DEMOCRACIA, LO UNO POR LO OTRO:
Por cierto, la democracia si se basa en los partidos se convierte en PARTITOCRACIA, degenerando de forma acelerada en DEMAGOGIA.
La participación en política "profesional" es voluntaria nadie les obliga, y QUE PROBLEMA TIENE EN QUE SE SUFRAGEN CON LAS CUOTAS DE SUS AFILIADOS. Quizas así estarían más cerca de los mil euristas que dicen todos representar.
Solo una pregunta ¿que trabajo hubiera encontrado fuera de la politica, en el mundo profesional sres. como El Sr. Montilla, el Sr. Corbacho, o sin ir más lejos el sr. Blanco? Le recuerdo que existen cientos de miles de parados cien veces más preparados que ellos.
Asi que reitero lo dicho,
Que se sufragen con las cuotas de sus afiliado.

Anónimo dijo...

Exacto, Ud. lo ha dicho: "que se sufraguen con las cuotas de sus afiliados" Por tanto y al mismo nivel: la Iglesia que se sufrague con las cuotas de sus fieles.
Un saludo


Pd. Por cierto, no soy el tal sr. Mancebo. De nada.

JM dijo...

SEÑORES, GRACIAS POR LEER Y PARTICIPAR EN MI BLOG, LLEVO UNA PAR DE DIAS OBSERVANDO SUS COMENTARIOS Y LES AGRADEZCO QUE LEAN Y OPINEN SOBRE LO QUE ESCRIBO. NO DEJEN DE HACERLO.
jm mancebo

Aquiles dijo...

Hola sr. Mancebo:
Muy bien documentado su articulo y por lo mismo me permito preguntar su opinion:
Los sindicatos en España (salvando las distancias) son organizaciones "parecidas a las iglesias". Porque en porcentajes de subsidios tienen las diferencias tan brutales que hay entre UGT o CCOO y el resto USO, CNT.etc
¿No es la misma descriminacion que las que hay con la Iglesia)

Si no estoy equivocado es el gobierno quien mantine y muy bien a los dos sindicatos mayoritarios "olvidandose" de los minoritarios.

Cuando hay una celebración ejemplo el 1 de mayo a estas manifestaciones no asisten ni los liberados, liberados que estan subencionados por los sindicatos, es decir por todos los españoles.

Creo que se merecen la misma critica que la iglesia o quizas mas.
Un saludo, sr. Mancebo.